El morro de delfín

 

DN marked

Foto Álvaro González Santillán

Lanzar bien es fundamental para presentar nuestra mosca correctamente… y entrenar es fundamental para mejorar nuestra técnica de lanzado.
El aspecto más importante de un buen entrenamiento es que cada sesión tenga un objetivo determinado y concreto; no se trata de lanzar por lanzar sino de que cada lance nos acerque un poco más a nuestro destino, no que nos aleje de él.

Es imposible evitar cometer errores en un entrenamiento, pero lo que resulta vital es desarrollar la habilidad para reconocer esos errores de inmediato. Si algo no está saliendo bien hay que ser conscientes de ello y aplicar el remedio correspondiente, porque si entrenamos errores una y otra vez lo que conseguiremos serán errores perfectos. Por tanto, a la hora de entrenar es importante saber interpretar las formas que adopta nuestro bucle.

Lo que buscamos es un bucle:

  • Estrecho
  • Ramales rectos
  • Ramales paralelos entre sí (tanto observados desde un lateral como a vista de pájaro)

 

Uno de los problemas más recurrentes en lo que se refiere a falta de paralelismo de las patas del bucle es lo que llamamos “bucle negativo”. Entre otros inconvenientes es el culpable de los nudos que se nos forman en el bajo de línea, así que es importante evitar esos bucles. Los negativos se caracterizan por la forma de onda que adopta el ramal de la mosca. Sin embargo, ¡no todas las formas parecidas a una onda que aparezcan en la pata de la mosca del bucle son bucles negativos!

Una de esas formas es la que llamamos “morro de delfín”, ilustrada en la foto de inicio de este articulito.

¿Debemos preocuparnos por el morro de delfín? ¡No! Su aparición no es debida a ningún error técnico, sino que es el resultado natural de la combinación de un bucle relativamente estrecho y una velocidad de línea relativamente lenta, la justa para alcanzar el objetivo. En ese sentido puede decirse que el morro de delfín, más que un defecto, es una  señal positiva, pues solo mediante una buena técnica se consiguen bucles estrechos y lentos.

¿Cómo distinguir entonces entre un morro de delfín y un bucle negativo?
Un negativo se produce siempre por una anomalía en el trazado idealmente recto de la puntera, una especie de vaivén de la puntera en el mismo plano de la caña. Así pues, la onda que se forma en el ramal de la mosca lo hace durante el propio golpe de lanzado —su origen está en una aceleración no progresiva de ese golpe— y está presente desde antes de que el bucle se forme.
Un morro de delfín, por el contrario, aparece mucho después de que el golpe de lanzado haya terminado, y como ya hemos visto no implica ningún error en él.

Lo que sigue es la secuencia de la formación de un morro de delfín. Se aprecia claramente cómo la pata de la mosca permanece recta hasta que el bucle está a punto de estirarse del todo.

DN

Más información sobre bucles negativos con ejemplos gráficos se puede encontrar aquí:

No ser negativo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s