¿De qué hablamos cuando hablamos de rotación tardía?

 

Golpe de lanzado

Llamamos golpe de lanzado al movimiento que describen nuestro brazo y mano impulsando el talón de la caña durante el lance. Así, hablamos de golpe de lanzado trasero (el que manda la línea por detrás de nosotros) y de golpe de lanzado delantero (que manda la línea hacia adelante).
El golpe de lanzado tiene dos características fundamentales:

  • Debe ser un movimiento acelerado, es decir, la velocidad del talón de la caña debe ir aumentando
  • Se compone de dos elementos diferenciados: traslación y rotación.

Traslación/rotación

Si tomamos como referencia el ángulo que el talón de nuestra caña forma con la horizontal, llamamos traslación al movimiento que desplaza el talón sin que ese ángulo varíe, es decir, si la caña estaba horizontal al empezar el movimiento la traslación desplaza la caña hacia adelante (o hacia atrás) manteniendo la caña horizontal.
Por otro lado, llamamos rotación al movimiento en el que el ángulo que forma la caña con la horizontal va variando a lo largo del golpe.
Resumiendo: en un movimiento de traslación el talón de la caña no gira, solo lo hace en un movimiento de rotación.
¿Cómo ponemos estos dos elementos a trabajar para conseguir un buen golpe de lanzado? Bien, estudiemos primero cuál es la función del golpe de lanzado.

Dar velocidad a la línea

A diferencia de lo que sucede en la técnica spinning, en el lanzado a mosca no es el señuelo lo que impulsamos, sino la línea. Para mandar la mosca a nuestro objetivo debemos imprimir a la línea una determinada velocidad, tanto mayor cuanto más lejos se encuentre ese objetivo, o cuanto más fuerte sople un viento que nos venga de cara. La función de la caña es, pues, la de imprimir la velocidad necesaria a la línea, empleando para ello un golpe de lanzado eficiente. El golpe de lanzado más eficiente será el que nos permita alcanzar esa velocidad con el mínimo esfuerzo.

Rotación al final del golpe

Desde el punto de vista de la eficiencia el mejor golpe de lanzado es aquel en el que la rotación se efectúa al final del mismo. La caña está en reposo y comenzamos el golpe de lanzado trasladando el talón, es decir, moviéndolo sin que el ángulo que forma con la horizontal (o con nuestro propio antebrazo, que puede ser una referencia más clara) se modifique. Cuando estamos llegando a, digamos, el tercio final del golpe de lanzado, rotamos la caña, es decir, cambiamos el ángulo de su talón. Es lo que se conoce como rotación tardía, rotación al final o simplemente como traslación/rotación.
Este golpe de lanzado es el que nos permite dar la necesaria velocidad a la línea con el mínimo esfuerzo. Podríamos representarlo gráficamente de esta manera (el movimiento va de izquierda a derecha):

E0BFF268-70CA-4840-A796-CE787B2BE8A4

Entrenamiento

Desafortunadamente, retrasar la rotación no es un gesto intuitivo, muy al contrario, lo que nos resulta más natural es un golpe de lanzado en el que la rotación se produce a lo largo de todo el movimiento. Así pues, conseguir automatizar esta traslación/rotación requiere práctica. Para ello, a mí me gusta entrenar lo que llamo el tiro de jabalina. No es el golpe de lanzado que emplearíamos para presentar la mosca a distancias cortas o medias, sino para lances largos (lance largo requiere golpe largo); sin embargo —y aunque no estés especialmente interesado en lanzar distancia— ese movimiento largo exige más tiempo para efectuarlo, y ese tiempo extra nos permite concentrarnos mejor en la diferenciación entre traslación y rotación. Éste es el tiro de jabalina:

 

Vamos a hacer un análisis visual de ese “retrasar la rotación”. El siguiente vídeo está compuesto de 131 fotogramas; lo he dividido en tres periodos iguales de tiempo; el primero va desde el primer fotograma hasta el número 44; el segundo, desde el fotograma 44 al 88; el tercero, desde el 88 al 131. Sobreimpresos se pueden ver los ángulos que el talón de la caña ha descrito en cada una de las fases:

 

Los siguientes fotogramas están extraídos del vídeo anterior:

9B52B642-A8B1-4058-8F34-7056E84CAAF3

 

42901FE3-8E65-4D85-8155-8E887542351C

Primer periodo: el talón baja aún más por debajo de la horizontal

 

055ECFF5-B3DA-4AE3-8367-0A8F80826FC2

Segundo periodo: el talón se traslada hacia adelante y rota 9º con respecto a su posición anterior

 

0D1C4EF0-0F16-49C7-9D35-861360EA6EFD

Fase final del golpe: se produce una rotación de 119º con respecto a la posición anterior

 

Como se puede apreciar, el grueso de la rotación (119º de un total de 128º) se produce en el último tercio del golpe de lanzado.

En la práctica, en la mayor parte de los lances de pesca dejar el total de la rotación para el final no es realmente posible, siempre hay un cambio de ángulo en mayor o menor medida, pero la rotación tardía es el ideal al que hay que tender.

2 comments on “¿De qué hablamos cuando hablamos de rotación tardía?

  1. Eugene Geppert says:

    Este es el mejor tratamiento del tópico que nunca he visto en mi vida. ¡Bien hecho!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s