Los cuatro niveles de iluminación (I): Traslación/rotación

Om mani padme hum

Una de las particularidades de la pesca a mosca en comparación con otras actividades deportivas, es que puede practicarse a lo largo de toda nuestra vida; la vejez no tiene por qué suponer un serio obstáculo para seguir disfrutando al máximo. De hecho, uno de mis “compas“ de pesca tiene sententaytantos años, y a ver quién le sigue el ritmo en el río tanto físicamente como en resistencia psicológica. Paradójicamente, envejecer como pescador puede ser una ventaja, en tanto en cuanto el paso del tiempo hace crecer nuestra experiencia y nuestras habilidades técnicas.

Yo creo que —aparte, quizás, de presentaciones de nuestra mosca a distancias extremas— el mismo planteamiento es aplicable al lanzado, una actividad en la que nunca se deja de aprender y mejorar.


Según mi visión, a lo largo del camino hay varios hitos significativos, como peldaños en la escalera de la adquisición de pericia en el control de caña y línea. Al ir madurando la idea, y contrastando mi propia experiencia con lo que observo en mis cursos, he llegado a distinguir cuatro, digamos, “niveles de iluminación”. Probablemente haya más, y seguro que si reflexionas sobre ello encontrarás tu propia lista; los comentarios al respecto son bienvenidos.

Vamos con el primero de los niveles de iluminación en el lazando a mosca.

 

Traslación/rotación

La tendencia natural de todo pescador a mosca autodidacta es lanzar describiendo con su mano un movimiento puramente de rotación, como el que describe el limpiaparabrisas de un coche.
Ese movimiento es, generalmente, demasiado amplio, describiendo un ángulo de lanzado excesivo y forzando a la punta de la caña a describir una trayectoria curva —más como un arco de círculo que como una línea recta, siendo ésta última el ideal a conseguir. Por supuesto, esto resulta en bucles excesivamente anchos y, por tanto, ineficientes e ineficaces. Aprender a ajustar el ángulo de lanzado a las circunstancias es el primer paso en el camino hacia el destino de presentar una mosca con precisión y de forma natural.

El siguiente paso conduce a lo que considero el primer nivel de iluminación: el movimiento que debe describir el talón de nuestra caña es una combinación de un movimiento lineal y un movimiento rotatorio. Tenemos que comenzar el golpe de lanzado moviendo el talón de la caña sin variar el ángulo que éste forma con respecto al agua; solo al final del golpe haremos que la caña gire, describiendo el ángulo de lanzado adecuado. Es decir, traslación y después rotación, en vez de la habitual rotación desde el principio. Esta maniobra nos pone en el camino de la excelencia en el control de la línea —siempre y cuando nuestro golpe de lanzado incremente su velocidad progresivamente desde el principio hasta el final, que es otra de las claves de un buena técnica de lanzado.

Ésta es una representación gráfica simple de esta idea de traslación precediendo a la rotación (el sentido del lance va de izquierda a derecha):

E0BFF268-70CA-4840-A796-CE787B2BE8A4
traslación/rotación

El siguiente vídeo de Paul Arden haciendo un lance largo, muestra el aspecto de esa rotación retrasada —o rotación a su momento, como prefieren decir algunos instructores— en la realidad.:


Al tratarse de un lance muy largo, Paul necesita también un golpe de lanzado muy largo, lo que nos viene bien para observar con claridad la diferencia entre las fases de traslación y de rotación —en lances medios y cortos la diferencia entre ambas fases es visualmente más difusa, pero está ahí.

Aunque es cierto que para presentar la mosca a corta distancia se puede usar un golpe de lanzado exclusivamente rotatorio, el uso de la secuencia traslación/rotación nos ayuda a adquirir memoria muscular para usarla cuando esa técnica sea vital —por ejemplo, cuando volvamos a encontrarnos con esa frustrante experiencia del pez grande comiendo dos metros más allá de lo que nos permite nuestra habilidad actual.

El siguiente vídeo muestra un ejercicio para entrenar esta rotación retrasada:


En este otro artículo desarrollo en más profundidad el concepto traslación/rotación.


Como dice el refrán: pequeñas causas, grandes efectos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s