Cómo “cargar” la caña… y porqué olvidarse de ello después


Navegando por la red me topé con un artículo el otro día que me llamó especialmente la atención, debido a esta curiosa afirmación:

Los continuos avances en materiales y diseño ofrecen a los pescadores la forma de sacar más partido a sus lances. Las líneas actuales cargan las cañas de forma más efectiva…”

Esto, que en sí mismo es un sinsentido, me recordó a su vez la confusión que se ha creado en el ámbito del lanzado debido al sobrevalorado —y malinterpretado— concepto de “carga de la caña”.

Continue reading

Los cuatro niveles de iluminación (I): Traslación/rotación

Om mani padme hum

Una de las particularidades de la pesca a mosca en comparación con otras actividades deportivas, es que puede practicarse a lo largo de toda nuestra vida; la vejez no tiene por qué suponer un serio obstáculo para seguir disfrutando al máximo. De hecho, uno de mis “compas“ de pesca tiene sententaytantos años, y a ver quién le sigue el ritmo en el río tanto físicamente como en resistencia psicológica. Paradójicamente, envejecer como pescador puede ser una ventaja, en tanto en cuanto el paso del tiempo hace crecer nuestra experiencia y nuestras habilidades técnicas.

Yo creo que —aparte, quizás, de presentaciones de nuestra mosca a distancias extremas— el mismo planteamiento es aplicable al lanzado, una actividad en la que nunca se deja de aprender y mejorar.

Continue reading

¿De qué hablamos cuando hablamos de rotación tardía?

Golpe de lanzado

Llamamos golpe de lanzado al movimiento que describen nuestro brazo y mano impulsando el talón de la caña durante el lance. Así, hablamos de golpe de lanzado trasero (el que manda la línea por detrás de nosotros) y de golpe de lanzado delantero (que manda la línea hacia delante).
El golpe de lanzado tiene dos características fundamentales:

  • Debe ser un movimiento acelerado, es decir, la velocidad del talón de la caña debe ir aumentando
  • Se compone de dos elementos diferenciados: traslación y rotación.
Continue reading