Minutos eternos

 

04AA34A8-5FAA-43B2-9CEE-8C3342CC941A

Típica marrón de Nueva Zelanda. Photo by Chris Dore

 

Nueva Zelanda; un río de orillas altas —más de un metro por encima del agua— en una zona con algunas pequeñas entradas o “bahías”. Chris —nuestro guía— le señala una buena trucha a mi compa; éste lanza y… la espanta.

Es mi turno. Llegamos a otra pequeña entrada de agua, poco profunda y muy parada, ocupada por una trucha que patrulla despreocupada rompiendo la superficie suave y esporádicamente; lo que sea que se haya quedado atrapado allí es comida fácil. La trucha está dándonos la cola. Continue reading

Cómo probar una caña

 

img_3071

 

Este reciente artículo de Paul Arden es muy interesante, así que le he pedido permiso para traducirlo y publicarlo aquí. ¡Gracias Paul!

Aquí el artículo original


A continuación voy a describir el método que empleo cuando pruebo una caña de mosca por primera vez. Es una rutina que llevo a cabo con cada caña, y que he estado usando durante los últimos veinticinco años.

Habando desde el punto de vista de años de experiencia en la venta de cañas —tanto las de mi propio negocio como para otros fabricantes y distribuidores— puedo asegurar que muy poca gente hace algo que sea ni remotamente similar. La gran mayoría de los pescadores hace lances falsos con doce o catorce metros de línea y poco más; en alguna ocasión se puede ver algún lance de distancia. Si esto que comento te resulta familiar quizás lo que viene a continuación pueda serte de ayuda. Continue reading

La tarde de la pelusa

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

LA TARDE DE LA PELUSA

21/04/2017


Llegué a las cinco de la tarde a la postura del sauce. El río permaneció bajo durante las tres horas que pesqué, y por eso eché de menos a la Harmony. Si supiera que iba a quedarse estable, la habría llevado.

Las truchas se cebaban con cierta intensidad cuando me metí en el agua. Bajaban muchas y diferentes efémeras, y la pelusa de los chopos todavía no era abundante. Todavía. Continue reading

Follow Me, Please!

 

 

oval

Forward phase of an oval cast. Photo by Álvaro G. Santillán

 

Look, if you just let your arm drop by effect of gravity, you send the fly ten meters away effortlessly and accurately.”

That is my way of showing how easy it is to make a pick up and lay down cast—elbow forward style— at the most usual trout fishing distances. However, something comes to my mind in those instances, something that I never say to my student:
If it is so easy, why did it take me so much time, effort and frustration to do it properly?” Continue reading

Una visita inesperada en el sauce

 

4CB56276-A7BB-405A-B2BC-CC6C7CB6EEC2

 

UNA VISITA INESPERADA EN EL SAUCE

27/04/2017


Después de pasar la mañana trasegando una cuba de vino y ordenando la bodega, a las 16:30 vi en la web que el río había bajado quizá una hora antes. Con el día muy ventoso ―un nordeste frío y muy molesto, y 20ºC de temperatura―, cogí la Winston y me presenté en la postura del sauce sin grandes esperanzas de ver moverse a los peces, pero me equivoqué: mientras enhebraba la linea por las anillas de la caña, vi de reojo cómo se cebaba una trucha muy cerca de la orilla, en una escasa cuarta de agua. Puse una efémera oliva y me metí en el río todo lo despacio que pude, pues había visto la ceba a una docena de metros de donde yo estaba. Continue reading

¡No es el arco, no es la flecha… es el indio!

New Rod

Aquí van unas pocas reflexiones a vuelapluma sobre los efectos del bucle y la acción de la caña en la delicadeza de las presentaciones de nuestra mosca. Me ha inducido a reflexionar sobre el tema un comentario que encontré casualmente en internet, y que decía, más o menos, lo siguiente:
Para pescar con mosca ahogadas no hay que usar una caña rápida, secaría la mosca; lo mismo sucede si se hacen bucles estrechos, los bucles deben ser anchos.” Continue reading

Nirvana

 

C72DFAB7-39E9-44DE-85FB-1CF90D76BDFD

Uno de los grandes peces del Moimún. Foto Argibay

NIRVANA
22 /04/2017


El río estuvo bajo durante toda la mañana, pero a mediodía subió y se mantuvo casi toda la tarde alrededor de los 200 m3/s. Intuyendo que no volvería a bajar, me acerqué hasta la postura del balneario con la caña de dos manos a las cuatro y media de la tarde. Se notaba que era sábado: era imposible aparcar el coche en la zona de las termas de Outariz, y acabé dejándolo en el camino de tierra que va hacia la ciudad, no muy lejos del acceso a las termas, menos mal. Continue reading