Exploración

Sorpresas que se encuentran por casualidad

Plop! La gran trucha vuelve la cabeza de inmediato y se dirige hacia mi pequeña ninfa; sin prisa pero con evidente determinación. Un destello blanquecino de la boca señala el instante en el que el pez se detiene donde —intuyo— se encuentra mi imitación. Al templar la línea activo un mecanismo que, al instante, pone al pez a hacer acrobacias a un par de metros sobre el agua. Tras el salpicón, de inmediato siento que ya no hay nada tirando al otro lado de la línea. Sin embargo sonrío. Las dudas sobre nuestra elección, a puro ojo, de este diminuto spring creek —no más que una corta y delgadísima línea en el mapa— ya se han disipado.

South Island. New Zealand. 2019

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s