Amén

Chris preparado con la sacadera

Chris Dore es uno de los guías mejor considerados de Nueva Zelanda. He tenido la suerte de compartir con él varias jornadas de pesca, comprobando que esa fama es bien merecida. Ahora que por aquellos lares la temporada acaba de empezar, Chris acaba de publicar un corto texto orientativo para pescadores viajeros. Me ha dado permiso para traducirlo, así que aquí está.


Dato objetivo:

La mayor parte de los pescadores extranjeros que visitan Nueva Zelanda no están preparados para las exigencias, en lo que a lanzado se refiere, de truchas grandes y salvajes, en ríos de montaña cristalinos. Esos pescadores habrían disfrutado una experiencia mejor —con más peces en la sacadera— si hubieran encontrado tiempo para entrenar su lanzado con los bajos y moscas que van a usar aquí. Cuanto mejor lances, mayores serán las oportunidades de clavar ese pez soñado; no hay ninguna desventaja en convertirse en mejor lanzador.

Tras confirmar su reserva, mis clientes reciben un correo electrónico con, entre otras cosas, consejos muy específicos sobre lanzado y presentación, enlaces a varios de mis artículos sobre lanzado para ayudarles a prepararse para el gran día, y recomendaciones sobre cómo practicar. Muchos solamente le echan un vistazo; otros se lo saltan. Phillip no.

Relativamente novato en la pesca a mosca, Phillip descargó lo que le envié, se empapó de su contenido, y salió a practicar con distintas configuraciones de bajo y mosca. Ayer, inmediatamente entendió los cambios que tenía que aplicar a su golpe de lanzado cuando alargamos el bajo y le añadimos peso adicional; cómo inclinar el golpe de lanzado cuando el viento empezó a ponérnoslo difícil; cómo hacer un extendido para librar ese tiro de corriente, además de, muy importante, presentar la mosca con precisión.

Nada de lo anterior es difícil; solo hay que practicar, de modo que la base esté ahí.

Así que deja ese café, coge la caña, y dedica diez minutos a hacer unos lances a distintas dianas repartidas por el parque —o donde te venga bien— con un trozo de lana o una ninfa con cabeza de tungsteno con el anzuelo capado.

Sé como Phillip.

De nada.

Chris Dore


Lo que Chris me mandó por correo electrónico hace tres años antes de encontrarnos por primera vez, va en la misma línea; como no podía ser menos:

Las truchas que pueblan las cristalinas aguas de Nueva Zelanda requieren un nivel de lanzado superior al que muchos pescadores están acostumbrados, pero te puedes poner al día si empiezas a practicar ahora. Entrena con bajos de doce pies lanzando con precisión a platos de papel dispuestos a seis, diez y quince metros de distancia. Y no huyas de los días ventosos: el viento aquí es una constante.”

Una consideración a tener en cuenta cualquiera que sea nuestro destino de pesca.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s